ARROZ FRITO CON BRÓCOLI Y TOFU REBOZADO

Esta es una receta que a priori parece una indulgencia con el frito y el rebozado pero no lo es. Porque todo va entrecomillado 😂 «frito»… «rebozado»…. Está frito sí, pero con poco aceite y está rebozado pero hecho al horno para que no absorba aceite de más. Son trucos para hacernos creer que estamos comiendo algo más suntuoso de lo que realmente es. A veces es natural aburrirse con la comida, sobre todo si se nos acaban las ideas y estamos atascados en nuestras técnicas, recetas, combinaciones,…

Es una muy buena receta de primavera, recordemos que en la primavera debemos mantener nuestro Kapha a raya. Contiene brócoli, ideal para recudir Kapha, muy buen alimento para Pitta, Vata es conveniente combinarlo con un extra de cebolla o zanahoria.

También lleva tofu, que reduce Kapha. Pitta y Vata pueden comer pero no es algo de lo que deban abusar. Este plato se puede hacer perfectamente substituyendo el tofu por dados o tiras de pollo o por dados de salmón. Ante la duda de qué alimentos son mejores para ti, consulta tu informe ayurveda.

Otra cosa que os quería enseñar es como hacer el arroz bien suelto al vapor para poderlo freír bien sin que quede una pasta. Todo lo contrario, queremos que quede suelto grano a grano y bien al dente y tostado. Es muy recomendable cocinar el arroz con esta técnica si tu constitución es Kapha o estamos en una estación donde hay que controlar el Kapha.

RECETA para 2 raciones

1 cabeza de brócoli mediana

1 cebolla

1 ajo

Vata: 1 zanahoria grande

1 taza de arroz basmati

1 bloque de tofu (aprox. 275g escurrido)

Aceite de sésamo tostado

Aceite de oliva

1/2 cucharadita de ajo en polvo

1/2 cucharadita de cebolla en polvo

1/2 cubo de caldo vegetal ecológico (no uses no ecológico por tu salud)

Especias:

Yo he usado una mezcla de especias picante de harissa (de origen magrebí que lleva sal, comino, cilantro, ajo, alcaravea y pimiento picante). El picante reduce Kapaha, pero si tu constitución tiene una predominancia de Vata o Pitta debes vigilar con el picante. Puedes ponerle poco o usar otros combinados de especias más suaves como ras-el-hanout, curry amarillo o hacerte tu propia a medida usando tu informe ayurveda.

Para rebozar:

Vata y Pitta: 4 cucharadas colmadas de pan rayado

Kapha: 4 cucharadas colmadas de harina de almendra

Si eres gluten free asegúrate que el cubo de caldo y el rebozado sean aptos para ti.

Comenzamos precalentando el horno a 200º.

Lavamos y cortamos el brócoli. Mi técnica favorita es colocarlo cabeza abajo en una tabla de cortar y comenzar a hacer rodajas de 1cm de grosor. Si te ha quedado algún trozo grande simplemente córtalo en 2 o 3 trozos más y listo.

Preparamos el tofu: lo escurrimos bien apretándolo con las manos para extraer el líquido. Los consumidores habituales del tofu tienen una prensa pero para los ocasionales con un apretón de manos nos es suficiente. Lo cortamos a dados de 1,5cm aprox.

Preparamos el marinado para el tofu, esto es importante porque sino no sabe a nada. En un plato hondo colocamos 1/4 de taza de agua tibia y disolvemos el cubo de caldo bien a conciencia. Añadimos el tofu y lo dejamos reposar mientras preparamos el resto de la receta. Si no tienes tiempo de marinarlo y vas a usarlo tal cual, entonces no lo escurras ya que al meterlo al horno se secará demasiado.

Cortamos la cebolla en juliana (si eres Pitta mejor pon media cebolla). Para los Vata pelar y cortar en rodajas una zanahoria grande. En una bandeja de horno forrada con papel de hornear colocamos las verduras. Le echamos un chorrito de aceite de oliva (ojo los Kapha, que sea comedido), un poco de sal y espolvoreamos las especias por encima, más o menos yo he usado una cucharada grande. Mezclamos todo para que las verduras se impregnen bien, la mejor manera es con las manos. Lo introducimos en el horno a media altura y lo dejamos cocinarse sobre unos 15-20 minutos según nos guste más o menos al dente.

Preparamos el arroz mientras el horno va haciendo lo suyo. En una olla colocamos el arroz basmati. Le echamos agua del grifo hasta cubrirlo unos 3 dedos por encima, metemos la mano y removemos con cierta energía para lavarlo. Con cuidado desechamos el agua sin tirar el arroz y volvemos a repetir 2 veces más. Ahora sí, lo colocamos a fuego medio/alto y añadimos agua hasta cubrirlo un dedo por encima. Podemos añadir agua ya hirviendo si tenemos hervidor o en frío. Lo tapamos parcialmente y una vez rompa a hervir contamos 4 minutos. Lo retiramos del fuego y lo colamos. Volvemos a poner la olla al fuego con un par de dedos de agua y una cesta o rejilla de cocción al vapor. yo tengo esta:

Rejilla de cocción al vapor

coloca el arroz escurrido encima y tapa bien la olla. Pon el fuego a intensidad media y una vez observes que sale vapor por los laterales de la tapa o por la válvula de vapor (si tiene), cuenta 12 minutos. Una vez transcurrido este tiempo apártalo del fuego y déjalo reposar 10 minutos más (si quieres ser purista experto en arroz frito tradicional chino, después de estos 10 minutos lo dejarías una hora en la nevera).

Seguramente ya es hora de retirar el brócoli del horno, déjalo a un lado reposando. Puedes ponerlo en un bol o plato grande y reutilizar la bandeja con el papel de horno para el tofu.

Escurrimos el caldo en el que ha estado el tofu en remojo y lo metemos en un tupper grande (o similar, un bol con un plato encima tb sirve). Añadimos una cucharadita de harissa o especias a nuestro gusto, la cebolla y ajo en polvo, 1 cucharadita de aceite de sésamo tostado y la harina de almendra o pan rayado. Tapamos y agitamos bien para que el tofu se cubra de todos los ingredientes. Colocamos los cubitos de tofu en la bandeja del horno, un poco separados entre ellos, que no se toquen. Los metemos al horno a altura superior, ojo no el la de arriba del todo que es para gratinar y se quemarían. Lo dejamos unos 10 minutos y vamos observando como se van dorando, hay que vigilar que no se quemen. Cuando los veamos doraditos los sacamos y le damos la vuelta, la cara que estaba ahora en la bandeja estará arriba. Los volvemos a meter al horno y dejamos que se doren, quizá otros 10 minutos. Insisto, ojo que no se quemen porque cada pan, cada harina y cada horno son un mundo aparte. Deben quedar duros al tacto, crujientes.

Friamos el arroz: Pon una sartén a fuego medio/alto. Mientras pela y pica un ajo (los Pitta predominantes mejor no).

Cuando la sartén esté bien caliente añade una cucharada de aceite o menos si eres Kapha. Añade el ajo y saltea unos segundos hasta que esté un poco dorado. Después añade el arroz y sala al gusto. Remueve bien para que se impregne del aceite y ve salteando poco a poco. Si lo dejas un ratito sin remover se tostarán los granos y le dará un toque más crujiente y al dente. Esto según tu gusto. Ve salteando hasta que sientas que está a tu gusto, yo lo salteo con alegría unos 6 minutos a fuego fuerte porque me gusta simular el efecto que haría un Wok. Has de estar atento de no quemarlo, eso es todo. Para finalizar lo aparto del fuego, le añado el brócoli y lo mezclo bien. Habitualmente no le pongo todo el brócoli entero, me gusta guardar un poco para una cena, eso que te ahorras de cocinar.

Ya está todo listo, emplatamos: colocamos en un plato el arroz con brócoli y lo decoramos con unos dados de tofu al gusto. Ya está listo para disfrutar, a mi me encanta este plato. No puedo evitar pensar en arroz frito cada vez que veo un brócoli, es de las pocas maneras que consigo comerlo. Gracias por leer hasta el final! buena suerte en la cocina!

Suscríbete para estar al día

* indicates required

You Might Also Like